jueves, 23 de diciembre de 2010

Power E. Valencia se clasifica para el Top16 "en el último segundo"

Baloncesto, EUROLIGA

Un triple sobre la bocina de Dusco Savanovic sirvió al Power Electronics Valencia para vencer al Union Olimpija (78-77). El conjunto dirigido por Svetislav Pesic se clasifica con este resultado y la derrota del Armani Jeans Milán ante Panathinaikos para el Top16 de la Euroliga, completando así el pleno español (5 equipos) entre los 16 mejores de Europa.

Omar Cook, Rafa Martínez y Dusco Savanovic con 14 puntos cada uno fueron los máximos anotadores del conjunto taronja. Del lado esloveno destacaron  Pinkney con 27 puntos y Gregory con 21.

Fútbol, COPA DEL REY

Resultados 1/8 de final- Ida

Betis 1 (Jorge Molina de penalty)
Getafe 2 (Miku, Pedro Ríos)

Átletico de Madrid 1 (Simao de penalty)
Español 0

Sevilla 5 (Alfaro, Negredo, Romaric 2, Capel)
Málaga 3 (Rondón 2, Quincy)

Almería 4 (Ulloa 3 uno de penalty, Uche)
Mallorca 3 (De Guzmán, V. Casadesús, Webó)

Real Madrid 8 (Benzema 3, Cristiano Ronaldo 3, Pedro León, Özil)
Levante 0

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Cajasol y Estudiantes al Top16

Baloncesto, EUROCUP

Asefa Estudiantes derrotó al Chorale Roanne (87-60) y estará en el Top16 de la Eurocup al verse beneficiado de la derrota del PAOK frente a Benetton. El mejor jugador del conjunto colegial fue Hernán Jasen (18 puntos, 1 rebote y 21 de valoración).

Por su parte Cajasol se impuso en Israel al Hapoel de Jerusalén (70-84). Al conjunto andaluz le bastaba con ganar por más de cuatro puntos para acceder a la siguiente ronda de la competición europea. Tariq Kirksay (18 puntos, 8 rebotes y 25 de valoración) fue el máximo anotador del conjunto dirigido por Joan Plaza.

El también conjunto español presente en la Eurocup, Gran Canaria 2014 tendrá que esperar hasta el 4 de enero de 2011 para sellar su pase al Top16. Su partido frente al KK. Buducnost  tuvo que ser suspendido por un temporal de nieve en el aeropuerto alemán de Fráncfort y la imposibilidad del equipo montenegrino de viajar a la isla.

Fútbol, COPA DEL REY

Resultados 1/8 de final - Ida

FC Barcelona 0
Athletic de Bilbao 0

Córdoba 1 (Pepe Díaz)
Deportivo de la Coruña 1 (Riki de penalty)

Valencia 0
Villareal 0

El Regal Barça ficha a Alan Anderson

El Regal FC Barcelona ha hecho oficial el fichaje del alero Alan Anderson. El jugador estadounidense (Minnesota, EEUU)  de 28 años y 198 centímetros del altura llega procedente del Maccabi Tel Aviv israelita donde disputó competición europea la pasada campaña. Anderson se incorpora a la disciplina del equipo azulgrana hasta final de temporada y se pondrá a las órdenes de Xavi Pascual a partir del domingo 26 de diciembre, una vez superadas las pertinentes pruebas médicas.

martes, 21 de diciembre de 2010

Cambio el formato y la dirección del blog

Ya llevaba mucho tiempo sin escribir en el blog. Y ahora que es cuando más tengo que estudiar me dispongo a retomarlo. La vuelta a la rutina ha sido dura, pero el Erasmus siempre será recorado en este Blog.

Apartir de ahora las entradas serán sobre aspectos deportivos. Comentaré y haré crónicas de los partidos de fútbol, baloncesto, tenis, etc que vea, para que a toda la gente a la que le gusta el deporte como a mí, pueda estar algo más informada. Y mediante los comentarios pueda también expresar su opinión.

El Blog pasa a llamarse Mis Crónicas Deportivas. http://www.miscronicasdeportivas.blogspot.com/
Aunque Aventuras en Turín siempre quedará en mi memoria y espero que en la de todos.

jueves, 17 de junio de 2010

¿Último viaje?







Hola a todos de nuevo. Hacía ya mucho que no escribía en el blog, pero la verdad es que aquí en Turín no ha habido mucho movimiento. Después de mi breve paso por Valladolid, llegué a tierras italianas para afrontar el último mes de Erasmus.

Treinta días en los que pasaran montones de cosas, examenes, Mundial, algún que otro viajecito, posiblemente el último, como el que hice el pasado fin de semana a Bergamo y a Brescia, y sobre todo mucho tiempo libre, pero a eso ya estoy acostumbrado.

Como he mencionado, el pasado fin de semana me pase por Bergamo para visitar a Pablito que me acogió en su casa con los brazos abiertos. Me enseñó todo Bergamo en un día. He de decir que no es muy grande, pero es bastante bonito, sobre todo la parte alta de la ciudad que es la más antigua. Se accede bien por funicular o en bus debido a la altura a la que se encuentra. Es muy bonito pasear por sus calles y ver desde lo alto las vistas de la ciudad. Además, gracias a la cercanía del aeropuerto, Bergamo recibe gran cantidad de turistas.


El domingo Pablo y yo nos fuimos a Brescia, otra ciudad no muy grande. El centro histórico no esta mal, lo mejor es el castillo y disfrutar de las vistas de la ciudad desde lo alto, por lo demás unas ciudad tranquila pero muy normalita. Una vez finalizado el finde de excursión tocaba volver a Turin para afrontar los examenes. Y que duro es estudiar cuando hay mundial jejeje. Ya he hecho uno y de momento aprobado, pero los siguientes no se yo jejeje, seguiremos intentándolo, pero eso sí con el lema que lleva este blog. "Aprobar con el menor esfuerzo posible".

Por ahora no tengo mucho más que contar, podría pasarme horas escribiendo sobre el enésimo fracaso de la selección nacional en un mundial, pero mejor no hacerlo, que me pone aún de más mala leche.

Pues lo dicho, este ha sido mi último viaje, o quien sabe lo que nos depararán los últimos días de junio. Os lo haré saber. Un saludo.

lunes, 17 de mayo de 2010

El Circo de la Fórmula 1














Nuestra última visita, puede que haya sido la más "glamurosa" y menos cultural de todas las que hemos realizado hasta la fecha. Un viaje de dos días por la Costa Azul. Tres países diferentes, Italia, Francia y .. Mónaco, ese pequeño principado lleno de yates, cochazos,etc. En fin mucho lujo solo al alcance de unos pocos.
Y esto es más grande si cabe cuando vas el fin de semana del gran premio de Fórmula 1. Sí, ese Gran Premio imposible que vemos desde la tele, donde los monoplazas van a más de 200Km/h por las estrechas calles de la ciudad. Aunque parezca imposible, no lo es.
Miles de personas ricas y no tanto se acercan desde el miércoles a vivir la F1. Los pobres como nosotros, sin entrada jeje, ya que una entrada en una simple tribuna para un día cuesta más de 300 euros, y no digamos el alojamiento. Nuestro objetivo era ver los entrenamientos libres del jueves y lo conseguimos. Situados en una colina que se dirige al castillo de Mónaco encontramos un sitio perfecto para disfrutar del Gran Premio. No os podéis imaginar la gente que mueve este peculiar deporte, ni tampoco el sonido de esas bestias en funcionamiento. Me refiero a los monoplazas, un sonido atronador de los motores, increíble de definir, pero que vale la pena escuchar.
Toda la mañana del jueves vimos los entrenamientos y tuvimos la suerte de ver a Fernando Alonso líder en ambos. Ver estas maravillas sobre el asfalto es una experiencia fántastica y más si lo ves bien situado sin haber pagado ni un duro.
Pero lo glamuroso no fue el jueves, sino el miércoles. Por una confusión a la hora de coger un tren, decidimos parar en Mónaco, lo cual no estaba previsto, pues íbamos de Ventimiglia (Italia) hacia Niza (Francia), con lo que el principado lo dejábamos para el jueves. Bendito error. El miércoles al no haber entrenamientos de F1 la ciudad no esta cortada al tráfico y te puedes mover por ella, por lo que dimos una vuelta andando por todo el circuito, una pasada.
Pasear por sitios tan míticos como la Rascasse, Loews, el Casino, Mirabeau, Santa Devota, el túnel, es algo que no tiene precio. Y todo esto con ambiente de F1. Pianos en el suelo (los de F1 eh, no los de música, vallas, semáforos, pit lane, padok (solo para acreditados), etc. Después de ver el circuito, y la ciudad (ya que la ciudad es el circuito) nos acercamos al mogollo, a la zona de los yates y los Motor Homes de los equipos (estos son donde viven los pilotos durante los días de Gran Premio), aunque en Mónaco algunos prefieren lo yates, como Flavio Briatore, su yate era el más grande de todo el puerto.
Como siempre, nos metimos en todos los lados que pudimos hasta que nos echaran y la cosa fue bien. Paseando por el puerto nos encontramos con el primer piloto de F1 que veríamos, era del equipo Force India, Vit Antonio Liuzzi que se dirigía al yate del equipo. Más tarde nos encontramos a los reporteros de La Sexta, Nira Juanco, muy guapa y simpatica ella y Antonio Lobato. Ambos en el Motor Home de Red Bull, donde también estaba el piloto español Jaime Alguersuari. Un crak que no tuvo problema para fotografiarse con nosotros. También vimos al ex reportero de la sexta Víctor Seara, ahora en Canal Nou, a pilotos campeones del mundo como Jenson Button, Lewis Hamilton, otros como Webber, Kobayashi, Chandhok, Glock, Heidfeld etc. En fin un monton de gente. Fue una pasada, Solo nos quedo poder ver a Fernando Alonso y a De la Rosa, pero no hubo suerte. Bastante habíamos tenido ya al poder ver a tantos pilotos sin acreditación.
En lo tocante a Fórmula 1 eso ha sido lo más destacado, pero también hemos visitado la ciudad francesa de Niza y la italiana de Ventimiglia, ambas en la preciosa costa Azul. Niza es muy bonita. Tiene una amplia playa de piedra dond disfrutar del Mediterráneo. Es una ciudad bastante tranquila y dedicada al turismo. No tiene mucho que ver pero caminar por su paseo marítimo esta muy bien. Ventimiglia, más de lo mismo, una gran playa de piedra y un lugar poco ruidoso y con unas preciosas vistas de la montaña y del mar. Un lugar muy acogedor para unas tranquilas vacaciones en el mar.
En fin, como veis le dedico muy poquito a estos dos sitios, pero es que lo vivido en Mónaco ha sido una experiencia única e irrepetible. Una gozada en toda regla. Espero poder volver alguna vez, aunque lo veo bastante complicado, pero quien sabe lo que te puede deparar el futuro.
Un saludo y hasta la próxima.

miércoles, 5 de mayo de 2010

Turismo en Centroeuropa














Aquí estoy una vez más para narraros uno de los últimos viajecitos que nos hemos pegado. No lo escribo para dar envidia a nadie, sino para acercaros un poquito más a las ciudades europeas y que conozcáis algo por si viajáis a ellas en un futuro. Y digo últimos viajes porque el final del Erasmus se acerca, aunque todavía tenemos un par de ellos en la recámara, que ya contaré más adelante, pero eso sí, no a tanta distancia como el que a continuación os cuento.

Pues bien, Rayanair está vez nos ofreció la posibilidad de viajar a un módico precio a Centroeuropa, más concretamente a Bratislava, capital de Eslovaquia. Como Viena y Budapest, capitales respectivas de Austria y Hungria, estaban cerca pues estábamos en la obligación de visitarlas. Lo que nos llevaba a visitar 3 capitales europeas en seis días, cinco si quitamos los de los viajes. Asi que no nos lo pensamos mucho y nos fuimos para allá. Aunque si que había alguien o más bien algo que nos quiso fastidiar (para los de la Logse "JODER") el viaje. Estoy hablando de la archiconocida "nube de ceniza". Millones de vuelos cancelados los días previos a nuestro viaje, pero por suerte o porque en el cielo no habia nada pudimos viajar.

Llegamos al aeropuerto de Bratislava. He de decir que en Eslovaquia se habla eslovaco, en Austria, alemán, y en Hungría, húngaro o magiar, asi que imaginaros a la hora de comunicarnos, pues en inglés, no quedaba otra. Lo más gracioso es que a la hora de intentar hablar inglés te sale el italiano, cosa curiosa ya que en Italia a mí, no me pasa eso.

Como fuere, ya sea en inglés o italiano, nos las apañamos para coger el autocar que nos trasladara a Viena, que se encuentra como a tres cuartos de hora de Bratislava, unos 60 Km aproximadamente. Sería en la capital austriaca donde comenzaría nuestra aventura. Llegamos de noche y el autocar nos dejó a tomar por el culo de hostal, así que después de dar un par de vueltas por la estación de autocares cogimos el metro hasta cerca de donde teníamos que dormir. Una vez allí y plano en mano localizamos el hostal sin problema. Un sitio muy acogedor y con mucho ambiente viajero.

La tierra de Mozart
Al día siguiente, ya con las pilas cargadas, iniciamos nuestra visita por Viena. Deciros que es una ciudad bastante grande, unos 2 millones de habitantes.Bonita, no muy ruidosa y es que muchos dicen que es una de las ciudades donde mejor se vive. En cuanto a lo turístico, la ciudad es muy imperial con una gran cantidad de palacios acompañados por supuesto de sus amplios jardines como por ejemplo, el Palacio Belvedere, el Hofburg o el Schönbrunn (los dos últimos residencias de Sisí emperatriz). Cuenta también con grandes edificios históricos como el Ayuntamiento, el Parlamento, la Catedral de San Esteban o la conocida Opera de Viena.
Decir también que visitamos uno de los templos del deporte español. El Hernst Happel, el estadio donde la selección española de futbol consiguió la Eurocopa hace dos años. En resumen, Viena es un ciudad muy bonita, sobre todo el centro, aunque los palacios andan dispersos, hay que visitarlos. Dos días en Viena y nos pusimos rumbo a Budapest por mediación de una autocar que tardaba tres horas en llegar a la capital húngara.
Recorremos Budapest
Una vez allí, la misión era encontrar el hostal. Aunque el más difícil todavía, no teníamos plano, solo contábamos con las indicaciones que daban los del albergue en la página web. Tras un ratito buscando lo encontramos y a descansar. Nuevo día y Budapest por delante. Otra ciudad enorme a orillas también a orillas del Danubio, aunque aquí ya venia más crecidito que en Viena. Budapest esta dividido en dos partes separadas por el río. Una era Buda y otra Pest. Nosotros dormimos en Pest y aquí pudimos ver el Parlamento, uno de los más grandes de Europa, es precioso, tanto por dentro como por fuera. Visitamos también la conocida plaza de los héroes húngaros, la opera, la catedral y alguna que otra plaza. Cruzando el también famoso puente de las cadenas llegamos a Buda, donde se pueden ver una preciosas vistas desde lo alto. También cuenta con el castillo real de Buda y la preciosa Iglesia de San Matias.
En conclusión una pateada también muy larga de dos días que mereció totalmente la pena, ya que Budapest es precioso. Ya solo quedaba volver a Bratislava, hacer noche allí, verlo al día siguiente y coger el avión de vuelta. Pero la cosa no iba a ser tan fácil. Gracias a Internet (bendito sea) localizamos horarios y trenes que nos llevaran a la capital eslovaca. El tren partía a las 15 30 pero se retrasó hasta las 17 00. A pesar del idioma magiar no tuvimos problemas para comprar los billetes y nos confundirnos de tren. Aunque viendo los vagones por fuera parecía que nos íbamos a Rusia o más hacia allá. Una vez dentro era bien cómodos y espaciosos. Pero la cosa no acaba aquí, nada más salir de Budapest, la locomotora se averió, por lo que estuvimos dos horas parados hasta que vino otra y nos pusimos en marcha. Ya en la frontera con Eslovaquia había que cambiar de revisores, por lo que nos paramos otra media horita. Al fin llegamos a la estación de Bratislava sobre las 22 15 y lo único que queríamos era encontrar el hostal. Un vez allí una ducha y a beber unas cervezas que era la última noche. Decir que el hostal estaba genial mucho ambiente y fiesta. Y a la hora de descansar también estaba perfecto.
Por último, Bratislava
Ya por la mañana nos pusimos en marcha a conocer la ciudad. No tan bonita como Viena y Budapest pero muy acogedora. El centro histórico es muy bonito, recorrer sus calles con tranquilidad para disfrutar más de la ciudad. Llama la atención que por el centro hay una serie de estatuas muy curiosas localizadas en puntos estrategicos. Visitamos también el castillo, insignia de la ciudad, la catedral y poco más. Es una ciudad bonita y acogedora pero no tiene mucho que ver. Bueno si tiene, a las eslovacas. Cabe resaltar que Bratislava es bastante economica en algunas cosas, como por ejemplo a la hora de comer. Aunque no sea la ciudad más bonita del mundo merece la pena volver.
Una vez vista la ciudad, volvimos al aereopuerto, donde se ponia fin a nuestros seis dias por Centroeuropa, un pedazo de viaje que mereció mucho la pena y que te deja muchas ganas de volver. Ahora ya de vuelta en Turín, estamos con las miras puestas en Monaco y Niza que no será dentro de mucho y ese puede que sea ya nuestro último viaje. Ya os contaré.
Saludos desde el Piamonte.

jueves, 15 de abril de 2010

Las visitas llegan a Turín


















Perdonad la tardanza a la hora de actualizar el blog o como diría mi amigo Valentino Rossi "Scusate il retardo", pero es que los últimos días han sido muy intensos ya que las esperadas visitas para el inicio del mes de abril llegaron a Turín como estaba previsto.
Hace tiempo de nuestro viaje a la tierra de Ferrari, Bolonia etc y también de mi breve, pero intenso paso por mi verdadero hogar. Así, nos plantamos en el mes de abril, o también llamado aquí, "el mes de las visitas". Primero fueron Mario, Rubén y Pedro. 5 días al máximo rendimiento para acercarles un poco más a la culturilla italiana. Aosta, Genova, Turín y Milán. Días que recordáremos toda la vida, como también los ricos helados del Grom. Fueron días de aquí para allá con poco descanso, pero merecieron gratamente la pena.
Yo no puedo contar como se lo pasaron ellos, espero que bien. Yo lo pase genial y estaría encantado de que volvieran o repetirlo el año que viene, pero ya en tierras francesas jejeje. (Es posible que Mario vaya de Erasmus por allí). Turismo, momentos de diversión, helados y partidas de mus, esas partidas que tanto esperaba yo, llegaron jejeje.
La única novedad para mi fue Génova. Un preciosa ciudad situada en la costa del Mediterraneo. Aún sin tener playa, la ciudad es muy acogedora. Cuenta con un precioso puerto, uno de los más importantes de Italia. También con el segundo acuario más grande de Europa, por detrás del Oceanografic de Valencia. Si entras por sus calles del centro, también son encantadoras, y merece la pena pasear por ellas y recorrerlas a fondo. La plaza Ferraris es uno de los puntos donde uno debe pararse, así como en la catedral. También tienen un cacho de casa de Colón, aunque vete a saber jeje. Estos italianos todo se lo apropian. De vuelta a Turin tuvimos una mala experiencia más con Trenitalia, una más. Parecía que íbamos a Bangaldesh de lo lleno que iba el tren. Estos italianos, no tiene control alguno.
Practicamente sin tiempo para poder descansar tras la fantástica y agotadora visita de Mario, Rubén y Pedro, llegaba al día siguiente Canito, y otra vez tocaba ponerse las pilas.
Llega Canito
Esta visita sería una combinación de turismo con fiesta nocturna. Visita guiada por un servidor por las calles y plazas de Turín, así como por las más famosas discotecas (gratis para erasmus) y parques para botellones, y también un partidito de la Juve. Con esto se puede resumir rápidamente el contenido de la visita jejeje. Aunque una vez más y ya iban dos en una semana tocó viajar a Génova. Pero como merece la pena, pues nessun problema. Otra vez un servidor tuvo que hacer de guía por la ciudad de Zapater.
En fin, se podría decir que las dos últimas semanas han sido muy intensas y sin descanso, pero también que han sido unos días fantásticos y cargados de cosas que no se olvidaran nunca, y lo que nos queda. Ahora toca ponerse las pilas, tampoco mucho. Dos examenes la próxima semana y nos vamos para Viena, Budapest y Bratislava, pero esa será otra historia, que espero contar con menos retraso que esta última.
Saludos desde el Piamonte.




lunes, 8 de marzo de 2010

Muchos ferraris y poco vinagre













Sin casi tiempo para prepararlo, y recién llegados de la Toscana, nos llegó una de las excursiones más deseadas y planeadas desde los principios erasmusianos. No porque fuéramos a ver grandes obras de arte, como ya hemos hecho en otras ocasiones. Tampoco porque fuera uno de los sitios más bonitos de Italia, sino porque íbamos a Maranello. La tierra roja. El imperio Ferrari, que este año si cabe, es más español que nunca.

Como decía, todo surgió de repente ya que nuestro contacto en Bolonia, Wester, (José María) amigo de Juan y ya de todos los demás, nos comunicó que podíamos ir a su casa a dormir esos días. No nos lo pensamos mucho y nos fuimos para allá. La intención era ir primero a Bolonia, pero cambiamos de opinión y decidimos hacer la primera parada en Maranello. Un pueblo que si no contase con la fábrica de Ferrari, sería menos que Laguna de Duero. (Con todos mis respetos para Laguna y sus habitantes).

Una vez más, y ya no se las que van, nuestro medio de transporte era el tren, por lo que debíamos parar en Módena (la ciudad del vinagre) para después coger un autobús hacia Maranello. Ya allí, con una día de lluvia intensa que nos acompañó durante toda la jornada entramos a la Galleria Ferrari. El templo del automovilismo. Ferraris por todos los lados. Nuevos, viejos, de calle, deportivos, fórmulas 1, motores, ruedas. En fin, el paraíso para el que le guste el mundo del motor. Y como era el caso, pues lo pasamos como enanos.

Cuando ya habíamos salido y el agua seguía cayendo con fuerza, surgió el acontecimiento por el que no olvidaremos jamas esta visita en el resto de nuestra vida. Nos ofrecieron probar un Ferrari 430 durante 10 minutos. Una oferta que no pudimos rechazar. Esto pasa una vez en la vida, y no era ocasión de desperdiciarlo. Así por turnos fuimos conduciendo esa maravilla de la naturaleza por las calles de Maranello. Una experiencia increíble.

Después de esto, ya podía venir cualquier cosa porque el viaje había merecido la pena. Y por último, una visita a la tienda oficial Ferrari para comprar algún que otro souvenir de la escudería. Y de aquí, de nuevo a Módena. Media tarde y con lluvia. Visitamos un poco su casco histórico. Muy bonito, pero el clima no acompañó, así que para Bolonia.

Bolonia, tierra de agua.

Nos recibió Wester, como no también con lluvia, pero eso no hizo que la noche se prolongara hasta altas horas de la madrugada en la fiesta bolognesa. Ya muy entrada la mañana amanecimos para aprovechar el resto de la tarde y ver la ciudad. Una población con mucho encanto. El centro es precioso. Todas sus calles llenas soportales con arcos. Sus plazas enormes y abundantes. La básilica, inmensa, también la iglesia de San Estefano con 7 capillas, cada cual más bonita. Y por supuesto los secretos de Bolonia. No pueden ser contados, hay que ir allí para poder disfrutarlos.

El último día lo dedicamos a Ravenna. Una población cerca del Adriático. Muy bonita. Llama la atención por las numerosas iglesias con las que cuenta. Pero no tiene mucho más que contar. Tiene encanto, pero sin más. El viaje llegaba a su fin, Torino nos esperaba de nuevo con los brazos abiertos. Ahora de momento sin ninguna aventura por delante hasta que llegue el día de volver a tierras españolas. Pero esa historia ya la escribiréis vosotros.

Saludos desde el Piamonte.

martes, 2 de marzo de 2010

Adios Toscana, hola Bolonia












Aquí estamos, recién llegados de la Toscana y ya con nuevas aventuras en mente. Sí, como suena. A pesar de que el mes de febrero ha sido de los más intensos en cuanto a viajes, el mes de marzo no iba a ser menos. Siguientes destinos Bolonia, Modena, Ravena y Maranello, pero esa será otra historia. Ahora toca Toscana.

El viaje estaba ya planeado desde nuestra llegada a tierras italianas, ya que la zona es de las más bonitas de la bota. Ciudades como Florencia (Firenze para los italianos), Siena y Pisa. Cada cual más bonita, pero si tengo que elegir, me quedo con Florencia.

Cuatro días intensos y llenos de actividad. Salimos en tren hasta Pisa. esta vez, por fin, no tuvimos que pasar por Milán. Habiendo comido ya en el tren, al llegar fuimos directos al céntrico hostal a dejar el equipaje, y toda la tarde libre para ver Pisa. Una ciudad pequeña pero bonita. Eso sí, con cuatro cosas que ver. Todas ellas en la famosa explanada,la Piazza de Miracoli, donde se encuentra su famosa torre inclinada, que parece que no es mucho, pero impresiona. Una grandisima y muy bonita catedral acompañada por un gran baptisterio. Y esto y poco más es Pisa.

Al día siguiente, con las pilas ya recargadas nos fuimos a Siena. Otra ciudad pequeña pero con mucho encanto. Destacar las grandes cuestas y desniveles que presenta la ciudad para acceder a su casco histórico. Un vez dentro. La Piazza del Campo, una de las más bonitas del mundo, donde se encuentra el ayuntamiento de la ciudad, y donde se celebran carreras de caballos. Si eso he dicho de caballos jejeje. Siena también cuenta con una preciosa catedral bañada en mármol. La ciudad a pesar de ser pequeña esta bien rodeada por una muralla, y se tarda bastante en recorrer, sobre todo si vas por el camino de los coches, como les paso a algunos.
Finde en Florencia
El fin de semana llegaba el plato fuerte. Florencia, donde se encuentran grandes obras de arte de la historia, como el David de Miguel Ángel, el llamativo Ponte Vecchio o la increíble catedral. Florencia la mires por donde la mires te gusta. Una ciudad pequeña, estilo Valladolid, lógico que estén hermandas, eso si en turismo nos funden. Miles de japoneses, españoles americanos inundan sus calles. En dos días da tiempo más que de sobra para ver esta preciosa ciudad. No me olvido tampoco del palazo Pitti, las galerías de los Uffici, la plaza del ayuntamiento con la replica de el David y de otras esculturas, la plaza de la República y el famoso jabalí de Florencia al cual si le frotas el morro y tiras una moneda y cae por la alcantarilla cumple tus deseos, esperemos que sea así jejeje. De este fantástico lugar si me tengo que quedar con algo es con su catedral, llena de mármol por todas partes, inmensa y preciosa. Aunque los italianos no la cuidan mucho. La noche del sábado salimos a tomar unas cervecitas para conocer también la fiesta de la ciudad.

Así, el domingo por la tarde, después de haber visto de arriba a abajo Firenze, y de haber recorrido sus calles nos volvimos para nuestra segundo hogar, Turin. En este viaje diréis que no ha habido ningún percance, pues si uno pequeñin pero le hubo. Al coger el frecchiarosa (el ave de Italia) de vuelta a Torino, sacamos los billetes en una maquina con lo que no nos garantizaban el asiento en el tren, asi que una pequeña parte del trayecto fuimos sentados en el suelo, pero luego anduvimos listos y pillamos unos sitios. Es una bobada pero algo siempre nos tiene que pasar.

Ahora ya preparando la siguiente excursión, que es mañana jejeje. ya os contaré.
Arrivederci





jueves, 18 de febrero de 2010

Romeo y Julieta, carnavales y muchos canales



















Como ya viene siendo habitual en el mes de febrero, los habitantes Erasmus de Regina Margherita 236, salvo Álvaro, nos lanzamos a una nueva aventurilla que nos llevó del noroeste al noreste de la bota italiana. Primero Verona, la ciudad de Romeo Y julieta y después a la ciudad de los canales y del mejor carnaval (salvo el de Rio).

Tal es así que ya teníamos planificado el viaje desde hacia semanas, hasta que llegó el día de marchar. Con la mochila a la espalda como si de Labordeta se tratara nos metimos al tren con destino a Verona. Pero como es ya un habitual, tuvimos que hacer trasbordo en Milán. Cosas de trenitalia. 5 horas después y habiendo comido en el tren, nos plantamos en Verona.

Una ciudad muy bonita y tranquila. Muy poco parecida a Milán, Turin o Roma. Primera parada la piazza Bra, la más bonita de la ciudad, donde se encuentra el anfiteatro romano y un precioso parque. Después anduvimos por sus calles y plazas. Segunda parada, la casa de Julieta, donde se encuentra el famoso balcón por el que trepo Romeo. Y como es tradición había que tocar la teta a la estatua de Julieta, ya que según dicen, trae buena suerte en el amor. Ya lo veremos. En la casa de Romeo, poco
que rascar ya que la han convertido en un restaurante, así que, na.

Caminamos durante toda la tarde viendo los margenes del río, castillos, iglesias, parques, etc. En fin una ciudad muy bonita que sin duda merece la pena ser visitada. Cuando ya estaba practicamente todo visto, decimos marchar hacia la estación de tren para coger uno directo a Venecia. Llegamos con un poco de retraso a la estación de Mestre, a las afueras de la ciudad. Y aquí vino la autentica aventura. Para llegar al hotel, teníamos que coger el autobús 25, como indicaba en Internet, pero decía que mas tarde de las 8 no pasaba. Eran las 9 y allí estaba el autobús 25. Sin ticket ni nada nos subimos. No sabíamos donde nos teníamos que bajar y las paradas tampoco ayudaban. Porque cada vez ponían más. Apunto estuvimos de bajarnos en medio de la nada. la suerte vino cuando unos ingleses nos dijeron que venían al mismo hotel que nosotros y esa fue nuestra salvación. En fin, una aventura más de la que aprender. Luego, el hotel muy bien. A las afueras de Venecia, pq dentro...

Carnavales venecianos

Al día siguiente nos pusimos rumbo a al centro de la ciudad. El hotel nos ponía un autobús por 2 euros, así que muy bien.

Una vez estábamos en Venecia tuvimos que coger el vaporeto que nos llevó hasta la plaza San marcos por el gran canal, ya que los coches no pueden entrar en el centro de la ciudad.
Los canales eran preciosos, al igual que las casas, muy gastadas ya por el agua. La plaza san Marcos estaba con algún andamio que otro pero aun así merece la pena visitarla. El palacio ducale muy bonito. y lo mejor de todo gente disfrazada por las
calles, esto si que era un autentico carnaval.

Seguimos andando por Venecia si rumbo alguno, dejandonos perder por su calles y canales, que es el autentico encanto de la ciudad. Vimos el puente de Rialto, el más famoso, el de la academia, construido con madera, iglesias, plazas y más y más
canales. Una ciudad muy bonita, que no se yo cuanto aguantara en pie. Cuando llegó la tarde la gente se había multiplicado en la ciudad. estaba todo abarrotado, normal, martes de carnaval en Venecia. Multitud de disfraces inundaban la plaza se San Marcos. Una cosa para ver irrepetible. Sobre las 6 de la tarde, y con el cansancio de haber estado caminando todo el día nos fuimos a la estación, esta si dentro de Venecia, para coger el tren de vuelta a Turin, no sin antes la paradita habitual en Milán. Sobre las 23 30 estábamos ya en casita, cansados pero muy satisfechos por lo bien que habíamos aprovechado los dos días.

Ahora ya estamos pensando en la siguiente salida para rematar el mes de febrero, Florencia, Siena y Pisa. Hasta la próxima.

sábado, 6 de febrero de 2010

Días de estudio y nieve











Ya estoy aquí de nuevo para contaros más aventuras de estos últimos días. Empezaré contando que la semana pasada ha sido la más “dura” en cuanto a cuestiones académicas desde que llegamos a Torino. Un examen el día 2 de febrero de Arte Contemporánea era la razón del mayor esfuerzo que hemos tenido que hacer hasta ahora. Unos cuantos días preparando un trabajo sobre las galerías de arte contemporáneo, de unas 11 paginas y después otros pocos para estudiarlo. Como veis no mucho esfuerzo, pero teniendo en cuenta lo que habíamos hecho hasta ahora…

Hasta que llegó el 2 F, o sea el día del examen. Cuál fue nuestra sorpresa, pues que vimos a unos 60 italianos que tenían que examinarse también. Asi que el profesor debería realizar preguntas orales de forma individual a unos 70 alumnos. Y para que complicarse. Cogió a los Erasmus y nos aprobó a todos con un 27/30 sin hacer el examen y todo gracias a un trabajo que seguro que ni si quiera leyó. Como veis, tanto esfuerzo para nada.

La nieve llega a Torino

El frío ya estaba presente desde que llegamos a mediados de enero, pero hace días nos visitó una amiga inesperada, la nieve. Y es que estando al lado de los Alpes era cuestión de tiempo que cayera una buena nevada. Y así lo hizo, dejandonos un bonito panorama blanco de la ciudad. Pero esto no es todo. Ya que hasta el mes abril no tenemos el próximo examen, de Linguaggio Giornalistico y las clases vuelven en marzo, hemos decidido aprovechar el mes de febrero al máximo. Primara parada, Aosta.

Un pueblo italiano situado muy cerca de la frontera con Francia y Suiza y emplazado en uno de los rincones más bonitos de Italia. Como no, rodeado de los Alpes. Unas vistas magnificas y cercanas de montañas enormes y nevadas rodean a esta hermosa villa. No solo vive de montaña, sino que en ella se encuentran monumentos de los antiguos romanos, como un anfiteatro, algún que otro arco y murallas y torres para defender el pueblo. Una visita obligada.

El colofón a la semana de nieve llegó ayer. Bardonecchia. Una fantástica estación de esquí cercana a la frontera con Francia. Fuimos a pasar todo el día y fue inolvidable.

Llegamos prontito para aprovechar bien el día. Alquiler del equipo y entrada a la pista y a esquiar. Algunos eran nuevos en esto y les costó adaptarse, por lo que iniciamos en una pista más pequeña durante un buen tiempo de la mañana. Cuando ya nos veíamos con mejor nivel cogimos el telesillas y subimos a las pistas más grandes. Un error a la hora de coger un arrastre nos situó en lo alto de la montaña y solo con la posibilidad de bajar por una pista roja, las más peligrosas de la estación. No sin antes mencionar que perdimos a un miembro, Daniel, que se cayó del arrastre y se quedo más de la mitad de la mañana esquiando en solitario.

Allí en lo alto estábamos tres valientes con una misión, bajar la temida pista roja. Álvaro que casi no tenía ni idea y Juan y yo que no teníamos nivel para este tipo de pista. Después de varias caídas y parones logramos avanzar. Álvaro bajó la mayor parte andando sin esquís ya que era peligroso bajar sin saber esquiar. Apesar de ello el cansancio hizo que también sufriera algunas caidas. Después de una hora y media o más luchando con la nieve llegamos a una pista azul y Álvaro puedo coger un telesillas de vuelta abajo. Juan y yo decidimos aprovechar para apurar las últimas horas de esquí del día bajando por una bonita pista azul, ya adecuada a nuestro nivel. En fin mucha aventura, pero todos sanos y salvo en casita de nuevo. Mojados, cansados y con agujetas, pero una vez al año no hace daño.

Ahora toca preparar la siguiente visita, que dentro de unas semanas nos llevará a Verona y Venecia, donde disfrutaremos de su famoso carnaval. Hasta la próxima.

martes, 12 de enero de 2010

De nuevo en Turín

Saludos a todos. Siento haber tardado tanto en escribir, pero la verdad es que el blog era para contar las aventuras en Turín, y como llevo desde el día 14 de diciembre en Valladolid, poco puedo contar. Ha sido casi un mes lleno de cosas muy emotivas.

Conocer al nuevo miembro de la familia, Brilyn. (Cuanto la voy a echar de menos, y a los demás también eh jeje). Salir con los amigos, las cenas familiares típicas de estas épocas del año, un aniversario muy especial, (los que asistieron ya me entenderán), etc. Así que después de este mes de vacaciones, aunque aquí también he estado de vacaciones, ahora me voy a poner las pilas. Toca estudiar. Hoy ya me he puesto con un trabajo de Arte que es un poco aburrido. Hay que resumir la historia del arte, en italiano jejeje. Poco a poco lo iré haciendo. Creo que el primer examen es el día 2 de febrero, es de arte y es sobre lo que estoy resumiendo así que así lo voy estudiando a la vez. El otro examen todavía no sabemos cuándo es, porque no lo han publicado en Internet.
Es decir que a partir de ahora toca currárselo un poco más. Pero tampoco en exceso jejeje.

El día de ayer fue muy largo. Llegar a Madrid no costó mucho, pensaba que las carreteras iban a estar peor, pero esta vez han aprendido y las han limpiado bien rápido. Asi que en dos horitas y media estábamos en Barajas. Lo peor estaba por llegar. Miles de personas ya estaban allí esperando. La tele entrevistando a personas con vuelos retrasados o cancelados, y el nuestro no iba a ser menos. De salir a las 14,20 en la puerta c36 pasó a salir a las 16, 10 en la c41. Pero este no era el último cambio. De la c41 pasó a la c37. Esta sí que fue nuestra puerta definitiva. A las 16 30 estábamos embarcando en el avión. Una vez montados, sobre las 17 horas, el piloto nos comunicó que teníamos 18 aviones por delante, asique despegamos a las 18,00 unas 4 horas de retraso. Ahora entiendo a los que salen en la tele quejándose.

Dos horitas de vuelo y llegamos a Milán, donde nos recibió una intensa niebla y mucho frio. Ya en Italia todo fue bien. Cogí el autocar a tiempo y llegué a Turín con-5ºC a las 23,00 pero ya estaba en mi segundo hogar.
Por hoy nada más, que entre las dos horitas que he estado con el trabajo y esto ya he hecho mucho por hoy. En nuestras cabezas planea ya irnos unos días a Venecia durante el carnaval, pero eso está lejos todavía.


Un abrazo a todos.