sábado, 6 de febrero de 2010

Días de estudio y nieve











Ya estoy aquí de nuevo para contaros más aventuras de estos últimos días. Empezaré contando que la semana pasada ha sido la más “dura” en cuanto a cuestiones académicas desde que llegamos a Torino. Un examen el día 2 de febrero de Arte Contemporánea era la razón del mayor esfuerzo que hemos tenido que hacer hasta ahora. Unos cuantos días preparando un trabajo sobre las galerías de arte contemporáneo, de unas 11 paginas y después otros pocos para estudiarlo. Como veis no mucho esfuerzo, pero teniendo en cuenta lo que habíamos hecho hasta ahora…

Hasta que llegó el 2 F, o sea el día del examen. Cuál fue nuestra sorpresa, pues que vimos a unos 60 italianos que tenían que examinarse también. Asi que el profesor debería realizar preguntas orales de forma individual a unos 70 alumnos. Y para que complicarse. Cogió a los Erasmus y nos aprobó a todos con un 27/30 sin hacer el examen y todo gracias a un trabajo que seguro que ni si quiera leyó. Como veis, tanto esfuerzo para nada.

La nieve llega a Torino

El frío ya estaba presente desde que llegamos a mediados de enero, pero hace días nos visitó una amiga inesperada, la nieve. Y es que estando al lado de los Alpes era cuestión de tiempo que cayera una buena nevada. Y así lo hizo, dejandonos un bonito panorama blanco de la ciudad. Pero esto no es todo. Ya que hasta el mes abril no tenemos el próximo examen, de Linguaggio Giornalistico y las clases vuelven en marzo, hemos decidido aprovechar el mes de febrero al máximo. Primara parada, Aosta.

Un pueblo italiano situado muy cerca de la frontera con Francia y Suiza y emplazado en uno de los rincones más bonitos de Italia. Como no, rodeado de los Alpes. Unas vistas magnificas y cercanas de montañas enormes y nevadas rodean a esta hermosa villa. No solo vive de montaña, sino que en ella se encuentran monumentos de los antiguos romanos, como un anfiteatro, algún que otro arco y murallas y torres para defender el pueblo. Una visita obligada.

El colofón a la semana de nieve llegó ayer. Bardonecchia. Una fantástica estación de esquí cercana a la frontera con Francia. Fuimos a pasar todo el día y fue inolvidable.

Llegamos prontito para aprovechar bien el día. Alquiler del equipo y entrada a la pista y a esquiar. Algunos eran nuevos en esto y les costó adaptarse, por lo que iniciamos en una pista más pequeña durante un buen tiempo de la mañana. Cuando ya nos veíamos con mejor nivel cogimos el telesillas y subimos a las pistas más grandes. Un error a la hora de coger un arrastre nos situó en lo alto de la montaña y solo con la posibilidad de bajar por una pista roja, las más peligrosas de la estación. No sin antes mencionar que perdimos a un miembro, Daniel, que se cayó del arrastre y se quedo más de la mitad de la mañana esquiando en solitario.

Allí en lo alto estábamos tres valientes con una misión, bajar la temida pista roja. Álvaro que casi no tenía ni idea y Juan y yo que no teníamos nivel para este tipo de pista. Después de varias caídas y parones logramos avanzar. Álvaro bajó la mayor parte andando sin esquís ya que era peligroso bajar sin saber esquiar. Apesar de ello el cansancio hizo que también sufriera algunas caidas. Después de una hora y media o más luchando con la nieve llegamos a una pista azul y Álvaro puedo coger un telesillas de vuelta abajo. Juan y yo decidimos aprovechar para apurar las últimas horas de esquí del día bajando por una bonita pista azul, ya adecuada a nuestro nivel. En fin mucha aventura, pero todos sanos y salvo en casita de nuevo. Mojados, cansados y con agujetas, pero una vez al año no hace daño.

Ahora toca preparar la siguiente visita, que dentro de unas semanas nos llevará a Verona y Venecia, donde disfrutaremos de su famoso carnaval. Hasta la próxima.

3 comentarios:

  1. Ayyyy, pero qué envidia me das! jajajaja.

    Me alegro de que lo pasarais tan bien en la nieve... pero jo, cuando dices eso de que perdisteis a un miembro, suena casi a que se mató por el camino el pobre... jajaja.

    Jo, con lo bonita que debe ser Verona... encima ahora en San Valentin, estará a rebosar de gente que quiera ver el balcon de Romeo y Julieta... ais, acuerdate de tu hermana favorita y traeme algo de alli o de Venecia! jajaja.

    Un besazo guapeton.

    ResponderEliminar
  2. El andar por ahí es lo que tiene. Que igual se pierde un "miembro", o que se lo pasa uno en grande. Me alegro que te vaya tan bien. Ciao

    ResponderEliminar