jueves, 6 de noviembre de 2014

Hasta siempre, Vive Cantando



Ayer Antena 3 puso fin a Vive Cantando. Es una pena que acabe así, de esta forma tan rápida. Tal vez sea la mala suerte o que el gusto de la gente que se planta por las noches en el sofá está cambiando, pero el humor y la alegría que transmitía esta serie, siempre hace falta en la vida.

He visto muchas series en mi vida. La verdad es que suelo engancharme a muchas de ellas. Solo busco divertirme, sonreír, nada más. Muchos dirán que con la tele se pierde el tiempo, pudiendo hacer otras cosas. En parte tienen razón. Claro que se puede hacer muchas más cosas en vez de estar un rato delante de la televisión. Pero cada uno elige lo que le gusta. Yo algunas noches, prefiero pasar los últimos momentos del día descansando y viendo algo que me entretenga. Otros días leyendo, etc.
Pero a lo que iba, se ve que la audiencia prefiere otro tipo de espectáculo, realities, miles de concursos de cocina, jóvenes desnudos en islas, etc. Yo lo respeto. Cada uno tiene su gusto. Y la televisión, lamentablemente, está cambiando hacía un lugar que no me gusta. Aunque ese ya sería otro tema del que hablar.

Solo quería decir que me fastidia que se acabe una serie. A todos nos ha pasado alguna vez. Te enganchas a algo y de repente, se acabó. La última vez que me pasó, fue con FlashForward. Me gustaba la idea, una serie con muy buena pinta que finalizó tas su primera y única temporada.

Vive Cantando es, bueno, era, una serie fresca, con la que mucha gente se podía sentir identificado. Cantar te alegra, te hace sonreír, te anima a seguir haciendo cosas. Pocas son las series en las que se atreven a cantar. Cantar cuando te sientes solo, cantar cuando estas contento, cantar para divertirte con tus amigos. ¿Quién no canta en la ducha? Yo lo hago, y me lo paso muy bien. Mi familia es testigo. Horas y horas que he estado dando conciertos bajo la alcachofa del baño.

Quiero decir con esto que es una lástima que una serie atrevida termine. Se echarán de menos esos martes, o miércoles, (ya que siempre nos lo acababan moviendo en función de sus intereses) en los que uno se iba a la cama olvidándose de las preocupaciones.

No habrá sido la mejor serie del mundo, pero a mí, durante el tiempo que ha estado en emisión, me ha dado largos minutos de diversión. #HastaSiempreViveCantando

Por eso, ahora que se va, yo solo puedo decir que siempre VIVIRÉ CANTANDO.


No hay comentarios:

Publicar un comentario