lunes, 23 de noviembre de 2015

Birdman: Una mezcla de sensaciones

OPINIÓN

Aviso, este artículo contiene spoilers.

Lo primero de todo es que si no has visto la película de Birdman, no sigas leyendo. Y si lo haces, es cosa tuya. Otro aspecto que vas a tener que tener en cuenta en este artículo, es que no soy ningún entendido en cine, ni en sus apartados técnicos, ni en nada que se le parezca. Tan solo me gusta ver y disfrutar de las películas. Supongo que como a todo el mundo. La idea que quiero reflejar aquí, es tan solo mi opinión, ya que muchas veces no entiendo algo o mis impresiones pueden ser diferentes a la de otras personas.


Mi intención a la hora de ver una película es que me entretenga. Y si la historia me gusta, mejor que mejor. Ya sea por su originalidad o por el tema a tratar y la forma de tratarlo. Por lo tanto, no voy a comentar si está bien hecha o no, porque como ya he dicho, no tengo ni idea. Y si lo hago, será desde mi opinión de desconocimiento total.

Con Birdman, he tenido una mezcla de sensaciones. Antes de ver una proyección, siempre trato de informarme un poco sobre el argumento leyendo la sinopsis y algunas críticas en Filmaffinity dónde también puntúo cada película que veo.

Birdman ha ganado cuatro Oscars (incluyendo Mejor película y director), todas las críticas son excelentes y el cartel de actores es muy bueno. Por lo que las expectativas antes de verla, eran inmejorables.


La película trata sobre la vida de una ex estrella del cine, Riggan Thomson (Michael Keaton), que tras su gran éxito interpretando a un superhéroe (Birdman), quiere ser reconocido como actor y director. Para mi gusto, la trama se desarrolla de forma un poco lenta y repetitiva. Demasiados preestrenos. Pero el tema principal, me parece muy interesante. Como un actor encasillado en un papel, trata de demostrar que es algo más que un personaje. Se me vienen a la mente actores reales como Daniel Radcliffe (Harry Potter) o algunos otros.

La forma de contarnos la vida del personaje de Keaton es muy buena. Nos deja ver los dos lados de su personalidad. Las ganas de afrontar su nueva y complicada vida en el teatro y la paranoia fantástica de su pasado, que en el transcurso de la película puede llevar a alguna que otra confusión. Michael Keaton hace un papelón, bien rodeado  siempre por sus secundarios, tanto en la película como en la obra teatral. Emma Stone, Edward Norton, o Naomi Watts entre otros.

El objetivo de Riggan Thomson es lograr que una de las críticas más importantes del país, reconozca su buen trabajo. Finalmente lo consigue, aunque es algo que se ve venir. El final sí es un tanto sorprendente. Coincidiendo con un suicidio ficticio en la obra teatral que representa en la noche del estreno ante la crítica, nos hace creer que el personaje de Keaton se quita la vida con una elaborada escena. Pero al final, mezcla de nuevo las dos vidas del protagonista, la real y el mundo fantástico del superhéroe que en su día interpretó.


Puntuación: 6,5 de 10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario